¡Qué tropa

 20 septiembre 2015
Daniel Celayeta

Para ellos comenzó su nueva época! pusieron a cero la hora del reloj con el acceso del Cuatripartito al Palacio Foral ¡Dicen que dejaron atrás una época oscura! años y años de la “derechona foral”. Continúan en lucha contra sus permanentes molinos de viento: persecución del euskera, recortes, ruina, miseria de la Comunidad Foral. Necesitan para evitar posibles disensiones internas acelerar algunas de sus medidas y así tener contenta a su tropa. ¡Con sus filias y con sus fobias, están en su salsa!  Han comenzado a implementar su cuatriprograma a tope: Ikurriñas en Ayuntamientos; Pacifistas para Bardenas; Kampora a Rodezno; Mensajes antisexistas morados en Zizur; Menos Inglés & Mas Euskera; Medicina en la UPNA; Agur concertación colegios diferenciados; Pro aborto; Entorpecer exposición víctimas de Policía Nacional; Subida Irpf; Leña a las tradiciones religiosas; Rescatar a todas las ikastolas arruinadas, etc.

Es un insulto a la inteligencia que la Amada Líder, recite como una salmodia budista todos sus tópicos, palabras bonitas pero huecas, donde dicen una cosa y acto seguido su contraria en la misma frase, evitando siempre describir las cosas con precisión, tal y como son o al menos las ve ella. Pero de momento parece que complace a su parroquia. Intenta tomarnos por tontos a los demás, mientras trabaja sin descanso para aglutinar sus fuerzas e intentar dividir al resto.

Están tan contentos que por ello no paran de darse un verdadero festín revanchista desde el poder foral, utilizando el vascuence de manera desmesurada. La inmensa mayoría de los navarros que nos sentimos españoles, les tenemos que rebatir con cabeza fría, con corazón y trabajo, con mucho trabajo, movilizando nos sin rehusar ningún tipo de debate. Tenemos enfrente a unos adversarios que, sin ningún fundamento, se creen mejor que los demás. Ellos están arrebatados por sus creencias en todos los clichés progre & nacionalistas, con su particular visión de la historia y de la realidad actual.  No vamos a dejarles pasar ni una, no vamos a dar por buenos sus intentos de pasar de puntillas por los asesinatos de ETA para exonerar a sus autores, en un tótum revolútum. Ni muchos vamos a renegar de nuestros padres y abuelos sublevados contra una República fallida, nada democrática. La vida es larga y con humildad les haremos caer de su actual ensoñación.