Fernando el Católico y los falsarios de la historia en Pamplona

FUNDACIÓN SOCIO CULTURAL LEYRE

Javier Nagore Yarnoz
Pamplona, 21. V. 2003

Bajo el título, que es el del libro de Víctor Pradera, rec Fundación Socio cultural Leyre ientemente reeditado (GRAFITE ediciones, Bilbao, 2003), se celebró el 16.V. pasado en el Salón de Actos de la Caja de Ahorros de Navarra una conferencia, seguida de coloquio, en la que fueron ponentes los señores José Luis Orella, de la Universidad CEU, San Pablo, de Madrid, y Pascual Tamburri, Doctor en Historia; ambos jóvenes e ilustres navaros. El acto fue patrocinado por la “Fundación Socio cultural Leyre”.

Centró el primero de ellos su disertación en la persona de D. Víctor Pradera, poco conocida para las nuevas generaciones, pese a su importancia en la historia política y social de la España del siglo XX, pues con su pensamiento y su actuación en la vida pública, influyó poderosamente en los años cruciales -1931 a 1936- en los que se debatió nada menos que el ser de nuestra Patria, combatido a muerte por el marxismo y el separatismo.

El Prof. Orella, autor de una biografia de Victor Pradera, con el sugestivo subtítulo “Un católico en la vida pública de principios de siglo (*), expuso, en admirable síntesis, los principales avatares de la vida de su biografiado. Nacido en Pamplona en 1872, diputado por Tolosa en 1899, Ingeniero de Caminos y Abogado, discípulo de Vázquez de Mella, tradicionalista renovador, pensador insigne, autor de obras y ensayos tan decisivos en aquel tiempo como éste sobre Fernando el Católico, o el innovador de un régimen, como el del Estado Nuevo, y de discursos, conferencias y artículos que encuadraron su incesante actividad política, D. Víctor Pradera, fiel a sus ideario católico y español, murió, fusilado por su enemigo el marxismo-separatismo antiespañol, en el cementeño de Polloe, San Sebastián, el 6 de septiembre de 1936.

Heredero de la filosofía cristiana, Pradera fundamenta la sociedad en Dios, acepta el orden natural como límite a la libertad del hombre y subordina la Política a la Teología, a la Filosofía y a la Moral. “La política -escribió- sin principios rectores que la dirijan es afectación epiléptica (….). Son las ideas las que conducen al mundo: a su prosperidad si son verdaderas; a la catástrofe si son falsas”. ¡Cuán verdaderas son estas palabras, setenta años después de la muerte de Pradera!; pues, otra vez, una democracia copiada está minando los fundamentos del Estado, y el “falso dogma” de la soberanía nacional del liberalismo ha destruido la monarquía tradicional y la representación orgánica de la sociedad.

Toda la vida de D. Víctor Pradera discurrió por los cauces del carlismo tradicionalista, un carlismo, en aquellos años, a veces dividido e~ las actuaciones políticas y, en ocasiones, confuso en las apreciaciones de su lema tan español. El pensamiento y las obras de Pradera clasificaron conceptos tan esenciales como el de Patria y el de Fueros, impidiendo falsedades históricas e ideológicas del nacionalismo vasco y del “napartarrismo” navarro. Sus libros y sus intervenciones parlamentañas y culturales, sobre todo en “Acción Española” de la que fue una de sus piedras angulares, con Maeztu y Vegas Latapié, influyeron mucho, con humanas discrepancias, en la victoria nacional de 1939 y en la política del nuevo Estado, que fue su consecuencia, hasta que lo derrumbó la llamada transición.

La segunda parte de la conferencia la dedicó el Doctor Tamburrí al análisis de las concretas ideas de Pradera en el libro de referencia: “Fernando el Católico y los falsarios de la historia”. En la panorámica del pensamiento de Pradera no puede faltar el relato de su lucha contra el nacionalismo vasco, de cuya primera expansión -el “vizcatarrismo” sabiniano- fue testigo de excepción. Pradera, en su libro sobre Fernando el Católico, desvela parte del enigma que esconde la evolución del PNV, que va desde la defensa de los fueros al separatismo vasco; y aún mucho antes a la tergiversación de la historia. Fue, y continuará siendo, un libro polémico. Editado en Madrid, en 1925, premiado por la Academia de la Historia, era ya dificilísimo de encontrar en el comercio del libro; por eso la actual reedición era necesaria. Más en las actuales circunstancias en que el PNV. con sus adláteres partidos, más radicales pero con los mismos fines, continúa falseando la Historia y, a través de las ikastolas, dando a luz a nuevos falsarios.

Aquel debate sobre la Navarra de 1512, un debate sobre el pasado del viejo Reyno se convierte hoy en un debate sobre el futuro de Navarra. Entonces el reino navarro se debatía en luchas de agramonteses y beamonteses, partidarios los unos de una integración a Francia, por sus monarcas, o, los otros, de continuar dentro de la Hispania que Navarra contribuyó a formar. Pradera aportó en su libro datos de primera mano en su rigurosa investigación archivística; datos conlirmados hoy en los libros de Luis Suárez “Fernando el Católico y Navarra” (**), los trabajos de José Mª Lacarra, Boissonade, de Jaime Del Burgo y de otros historiadores. Todos ellos vienen a desmontar la falsedad de una Navarra atropellada y privada de su identidad por la conquista de Fernando el Católico y su incorporación a Castilla. Entonces hubo un cambio de dinastía y nada más. Se hizo mediante un pacto sinalagmático, lentamente elaborado, en que los navarros negociaron directamente con el rey Fernando, el cual garantizó la identidad de Navarra. La historiografia, desvelada en el orden del tiempo, hace hoy verdadera la apelación final de Pradera en su reeditado libro: “¡Navarra!… contrariamente a lo que en tus oídos vierten los falsarios de tu historia, ésta dice que tú serás tanto más navarra cuanto más unida a España te halles, y España, tanto más fuerte cuanto más navarra seas”.

Como nos recordaron, con viva y juvenil palabra los ponentes Orella y Tamburri, Pradera rechazó el complejo táctico-doctrinal de la democracia cristiana y buscó tozudamente un régimen de cristiandad. Osó enfrentarse con la idolatría de la democracia, por una parte, y, por otra, con los falsarios del separatismo “euskadiano”.

Dos motivos, actualísimos ahora, que hacen de las obras de D. Víctor Pradera, motivo de profunda reflexión socio-política en Europa, en España. y, particularmente, en Navarra.

(*) Editado por la BAC, en su colección “Biografias’; Madrid, 2000. 233 págs.
(* *) Ed. Rialp, Madrid. 1985, 280 págs.
Javier Nagore Yarnoz
Pamplona, 21. V. 2003

Palabras claves: Fernando el Católico, GRAFITE ediciones, José Luis Orella Martínez, Pascual Tamburri Bariain, Arbil anotaciones de pensamiento y crítica, nacionalismo vasco, españolismo, catolicismo, verdad, historia, historiografía, medieval, edad media, España, tradicionalismo, carlismo, País Vasco, Navarra, agramonteses, beaumonteses, Corona de Aragón, Reino de Navarra, Francia, Víctor Pradera Larumbe, Fundación Socio cultural Leyre, Leyre.

La crónica apasionada de un asistente a la presentación del libro de Víctor Pradera Larumbe “Fernando el Católico y los falsarios de la historia” en Pamplona el pasado 16 de mayo.